• Mariel Lettier

¿Cuándo empieza el viaje?

Soñaba con viajar varios años antes de siquiera acercarme a hacerlo realidad y cuando finalmente pude ahorrar para cumplir el sueño, me di cuenta de que mi viaje empezó bastante antes del 28 de diciembre de 2012.


Se podría decir que mi viaje empezó en agosto de 2011 cuando acepté un trabajo en un estudio de abogados como traductora unos meses después de terminar la universidad. El trabajo era interesante y emocionante al principio, pero al final se tornó tedioso y repetitivo. Sin embargo, me permitió ahorrar suficiente plata (junto con ahorros de un trabajo previo y mi freelancing en las horas que me quedaban) para planificar un viaje a Europa por seis meses. (Seguro se esperan que diga que fui de mochilera, pero meses antes de terminar la facultad comencé a tener contracturas y fuertes dolores en todo el cuerpo así que se convirtió en una valijota que pasee por todos lados.)


La vista del avión

A principios de 2012 empecé a fantasear y planificar y a fines de agosto de ese año aseguré mi pasaje. Ana viajaba a Francia en setiembre y nos íbamos a encontrar para pasar Año Nuevo juntas en Edimburgo, Escocia.


En cuanto decidí qué iba a hacer, se convirtió en mi refugio. Si tenía un mal día en la oficina o en casa, solo necesitaba pensar en el viaje y estaba hecha. Cada festival, vuelo, tren y entrada que sacaba me daba absoluta alegría. Cada mensaje de un CouchSurfer aceptando hospedarme y cada destino que sumaba se sentía como que ya tenía un pie en el avión. Con Ana nos mandamos seguro un centenar de correos en los últimos seis meses hasta que llegó el momento de subirme al avión en diciembre.


Todavía tengo al menos 53 mails

Seguro piensan que después se desvaneció, que era solo porque era el primer viaje. Pero no. Viajar es la prioridad número uno para Ana y para mí. Nuestras vidas giran en torno a ello y, apenas el avión aterriza de nuevo en Montevideo, ya estamos pensando en el próximo destino (y a veces incluso antes). Y hemos tenido experiencias buenas y malas de viaje. Hasta nos pasó de sufrir personas que trastocaron nuestra planificación y la tornaron tediosa, pero ese sentimiento nunca se desvaneció. Además de disfrutar cada segundo, desde el momento en que elegimos el próximo destino hasta que volvemos a “casa”, nos ayuda a lidiar con los altibajos de la vida misma. Rupturas, trabajos que odiamos, compañeros de trabajo tóxicos, peleas familiares y muchas otras cosas. Tal vez suene a que viajamos para evitar nuestras vidas, pero ¿y si simplemente nos convertimos en la mejor versión de nosotros mismos cuando estamos de viaje? Simplemente intentamos encontrar la felicidad que el mundo nos ofrece y no hay nada malo en permitir que eso nos impregne y haga los días (o meses) malos más llevaderos.


Un adelanto de nuestra planificación

La semana que viene les vamos a compartir sugerencias prácticas para planificar su viaje. Desde alojamiento y transporte a presupuestos y hasta una planilla para ayudarlos. ¡No se lo pierdan!

0 vistas

© 2019 Runaways.uy All rights reserved. Todos los derechos reservados.

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round