© 2019 Runaways.uy All rights reserved. Todos los derechos reservados.

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
  • Ana Acosta

Festival de cine de Sundance – Los qué, cómo, cuándo, dónde y porqué

Todo lo que siempre quiso saber pero temía preguntar


Ya todos saben que nos gusta planificar vacaciones fuera de lo normal y buscar oportunidades de voluntariado cuando estamos de viaje nos ha ayudado a convertir una pasión en realidad.


El Festival de cine de Sundance 2019 llegó a su fin la semana pasada y si están pensando en ir el año que viene, nos parece una excusa perfecta para compartir lo que aprendió Ana cuando fue al festival en el 2018.


¿Quién?

El histórico teatro The Egyptian en la calle principal de Park City

El Festival de cine de Sundance es el festival de cine independiente más grande de Estados Unidos. Cofundado por Robert Redford, tuvo sus inicios en Salt Lake City a fines de los 70 como el Festival de cine de Utah/Estados Unidos a modo de incentivo para atraer más cineastas a la región. El objetivo principal era promover las películas estadounidenses hechas fuera del circuito de Hollywood.


A principios de los 80, el festival cambió su ubicación a Park City y se mudó de setiembre a enero en un intento por promocionar los centros de ski de invierno donde se llevaba a cabo. En la década de los 90, se denominó oficialmente Sundance en honor al personaje de Robert Redford en Butch Cassidy and the Sundance Kid.


Con el paso del tiempo, el festival evolucionó de un sitio discreto para creadores independientes de bajo presupuesto al lugar de moda para artistas, estudios y patrocinadores de gran fama. El festival se vio obligado a aceptar estos cambios y, con el fin de no perder su esencia, se crearon categorías nuevas para promover la visión de cineastas innovadores de diversas partes del mundo, así como medios de comunicación emergentes, paneles de discusión y eventos musicales.


¿Dónde?


Park City, Utah es una antigua ciudad minera ubicada a 40 minutos de Salt Lake City, donde la cantidad de turistas supera exponencialmente la cantidad de residentes permanentes. En parte, gracias al festival de cine de Sundance y a los centros de ski.


En el 2018, para llegar hasta Park City desde Uruguay, Ana tuvo que volar a Nueva York con escala en Lima y luego tomar otro vuelo a Salt Lake City con escala en Detroit. Hoy en día, para hacer el trayecto del aeropuerto a Park City, se pueden aprovechar los servicios de traslado compartido como Lyft, los que además ofrecen descuentos para voluntarios. No se olviden de mantenerse hidratados o la altitud les puede jugar una mala pasada. ¿Un consejo? Tómense su tiempo para aclimatarse.


¿Cuándo?

Tengan presente que durante el invierno es bastante común que haya retrasos y cancelaciones, así que no entren en pánico. Las aerolíneas están acostumbradas a cambios de cronograma imprevistos y harán lo mejor que puedan para encontrarles un lugar en el siguiente vuelo disponible cosa que lleguen a su destino en tiempo y forma. Sean pacientes.


Lleven sus mejores botas de invierno y vístanse por capas, como las cebollas. A esta altura del año las temperaturas pueden descender hasta -13 °C. Los calentadores de manos y las sopas calientes serán sus mejores amigos.


¿Qué?


El festival funciona casi sin contratiempos gracias a la colaboración de más de dos mil voluntarios que aterrizan en Park City cada enero.

Hay muchas posiciones para ocupar, así que pueden solicitar ser voluntarios donde les parezca que vayan a ser más útiles según su perfil y sus intereses, por ejemplo, pueden proveer servicios a invitados para artistas y empresas; ayudar en el armado, mantenimiento y desarmado de eventos del festival; colaborar con las operaciones de actividades diarias en la oficina central; proveer servicios de información a los clientes; coordinar la logística para equipos; edición de videos y fotografías con fines de marketing; ayudar en las tiendas de productos oficiales; ayudar con el registro de la prensa y las conferencias de prensa; proveer servicios técnicos; ayudar con la distribución y recolección de entradas en la taquilla; colaborar en el funcionamiento diario del cine, desde el control de entradas hasta el control de filas (donde se necesitan más voluntarios); asistir al público al orientarse y trasladarse de un sitio a otro en las paradas de transporte; ser voluntarios flex (dispuestos a asumir cualquier rol necesario debido a inasistencias), y ser parte del equipo de obra, quienes ayudan a quitar la nieve, distribuir señalizaciones y otras tareas que facilitan la navegación.


¿Por qué?


Los voluntarios no solo se benefician de la experiencia de trabajar en un festival reconocido y de primer nivel, también tienen un asiento en primera fila para participar de la acción tras bambalinas. Además, Park City es una ciudad tan amigable y tan fácil de recorrer a pie que nunca se sabe con quiénes se van a encontrar, quizás el director de esa película que vieron la noche anterior o aquel actor del panel al que fueron el primer día.

Como voluntarios, les corresponde un uniforme que consiste en una campera de invierno, cuyo color y diseño se revelan días antes del inicio del festival y tiene a todos esperando expectantes. Según sea la calidad del voluntario -sign-up (mínimo de 24 horas), half-fest (mínimo de 40 horas) o full-time (alrededor de 80 horas)-, les dan cupones para ver una película al finalizar su turno o entradas para ver una cantidad ilimitada de películas con solo presentar su credencial en la fila para voluntarios que se forma afuera de los cines. Hay una cantidad determinada de entradas disponibles para los voluntarios en cada función y, como voluntaria a tiempo completo, Ana siempre tuvo éxito cuando hizo fila para conseguir estas entradas.


Por último, en el primer día, les dan una bolsa con todo lo necesario para sobrevivir el festival, entre otras cosas, el catálogo, un mapa del sistema de transporte, una botella de agua reutilizable y grub stubs, cupones que se pueden intercambiar por comidas en locales adheridos (generalmente, cadenas de comida rápida o puestos de snacks). Esto resulta muy útil cuando están corriendo de un cine a otro. Bueno, en realidad, no se corre tanto. Un ómnibus gratuito hace un recorrido que los lleva hasta la puerta de cada uno de los cines de la zona o, en el peor de los casos, al menos los acerca. Una de las paradas es enfrente a un supermercado, donde pueden conseguir todo lo que precisen, lo cual no viene nada mal. Andar en ómnibus también les da la oportunidad de conocer a otros asistentes del festival, quienes notarán sus camperas de voluntario y les darán conversación sobre qué películas han visto y les pedirán recomendaciones. Así es, hacer amigos es tan fácil como andar en bondi.


¿Cómo?


La recepción de solicitudes suele comenzar a fines de agosto y se extiende hasta noviembre. Deben completar un formulario online con sus datos personales, experiencia previa, destrezas, razones por las que les interesa ser voluntarios en Sundance y la cantidad de horas que están dispuestos a trabajar. Si son voluntarios a tiempo completo (10 días con turnos de 7 horas en promedio), es posible que el festival les provea algún tipo de alojamiento compartido, aunque no siempre lo garantizan; en caso de no optar por tiempo completo, tendrán que conseguir su propio alojamiento y también proporcionar esa información.


Pueden llegar a fijarles una entrevista online o telefónica y, en diciembre, en caso de ser seleccionados, les enviarán sus tareas y cronograma.


¡Agenden! El Festival de cine de Sundance 2020 tendrá lugar del 23 de enero al 2 de febrero. ¿Quiénes van? Si tienen dudas sobre el festival o la experiencia de voluntariado, pueden enviarnos un email.

10 vistas